NOTICIAS


Edición Número 251 del 15 de Abril de 2019

REPORTAJE
JOSÉ ANTONIO TERUEL-VETERANO DE MALVINAS
JOSÉ ANTONIO TERUEL-VETERANO DE MALVINAS

Tras los actos por el Día del veterano y los caídos en la guerra de Malvinas, entrevistamos a José Antonio Teruel, hijo de José Antonio y de Otilia del Carmen Sepúlveda. Un malargüino de Ranquil Norte, que fue protagonista aquel 2 de abril de 1982 de la recuperación por parte de nuestro país del archipiélago austral.

Al presentarse dijo “soy nacido en Ranquil Norte, fui a la escuela allí hasta el tercero o cuarto grado y terminé en la Rufino Ortega. Después inicio el secundario acá pero a los 15 días me tuve que ir me iba a expulsar, era muy travieso en la escuela. A partir de comencé a trabajar abriendo zanjas en la calle, ayudante de albañil, operador de máquinas de cine, hasta que a los 18 años me fui a la Armada. Era el año 1966. Estuve concentrado cuatro meses en la Isla Martín García y después nos llevaron a distintas escuelas, de acuerdo a la especialidad que uno elegía, yo ingresé a Comunicaciones”.

¿Cuándo se produjo el conflicto de Malvinas, dónde estaba?
Estaba prestando servicios a bordo del buque transporte polar Bahía Paraíso, que después se transformó en buque hospital porque tenía quirófano, algunas instalaciones sanitarias y capacidad para 250 pasajeros, además de la dotación. Nos encontrábamos en Georgias del Sur y participamos de la toma de esas islas junto a la corbeta Guerrico.

¿Cómo fue ese acto?
La toma se produjo el día 03 de abril, la idea era hacerla el día anterior pero no se pudo por las condiciones meteorológicas adversas. Nos comunicamos por radio con el comandante de una patrulla inglesa que estaba allí, porque había militares ingleses y personal civil científico.

El comandante nuestro le dijo al inglés que íbamos a tomar la isla en nombre de la nación Argentina. A lo que el británico le contestó que realizara la maniobra y que el personal civil no participaría de las acciones. Hubo una mala interpretación y nuestro traductor entendió que se rendían y se equivocó, porque solo dijo que el personal civil no participaría. Se empiezan a bajar las lanchas con la gente, se prepararon los helicópteros y empezó el desembarco.

En ese momento los ingleses comenzaron a tirar con ametralladoras y fusiles. A la corbeta le rompieron el sistema armas. Mataron a 10 personas. Le tiraron al helicóptero y lo hicieron colador y el segundo que teníamos, más chico, se salvó con varias balas encima.

Nuestro comando empezó a dispararles a los ingleses hasta que le pegaron a uno en un brazo y el comandante británico sacó la bandera blanca de rendición.

¿Qué pasó en ese momento?
Ellos vinieron con las manos en alto, se entregaron y entregaron las armas. Los llevamos abordo y los trajimos hasta Puerto Belgrano. Durante el traslado ellos venían prisioneros pero se les permitía hacer gimnasia en el helipuerto que teníamos, se les daba la misma comida que a nosotros, pero no se les permitía transitar libremente por el buque.

Luego, en el mayor de los secretos, fueron embarcados a Uruguay. No se los detuvo.

¿Cómo siguió luego su intervención?
Debo decir que la operación nosotros la comenzamos en el mes de noviembre de 1981, con una campaña antártica. Al regreso tomamos Georgias, que era el objetivo. Previamente pasamos por Ushuaia donde cargamos comandos. Estuve navegando desde noviembre hasta junio, que terminó el conflicto. Mi unidad participó en todas las acciones.

¿Cuándo se enteró que iba a protagonizar un conflicto armado?
Como yo trabajaba en la parte de comunicaciones manejaba informaciones reservadas con un grado máximo de confiabilidad y desde noviembre sabía lo que se estaba preparando. Hubo una planificación previa de, por lo menos, un año.

¿Qué hizo concretamente su unidad durante la guerra?
Fuimos a buscar gente herida a Malvinas. Trajimos parte de los 10.000 soldados que desembarcaron. Rescatamos náufragos. Abastecimos la isla.

¿Qué sintió cuando vio morir a un compañero?
Es difícil ponerle palabras a eso. A nosotros nos tocó rescatar a toda la gente de las balsas del Crucero Gral. Belgrano, algunos sin signos de vida, a quienes pusimos en las cámaras frigoríficas hasta llegar a Ushuaia. Uno no piensa en lo personal sino en el conjunto. Eso fue duro. Otro momento difícil.

¿Qué grado militar tenía en 1982?
Era Cabo y en 2001 me retiré como suboficial mayor.

¿Cómo ve, hoy la distancia, la causa Malvinas?
Hay detractores, por ideología política de la causa Malvinas, pero la decisión de tomar las islas creo que fue correcta. En derecho internacional si en 150 años no se produce ninguna acción en contrario, cuando un territorio es tomado, pasa automáticamente a tener soberanía plena el usurpador. Ese periodo se iba a cumplir al año siguiente, por eso fue la idea de tomar Malvinas, que tomamos por la fuerza y fuimos desalojados por la fuerza. Entonces se volvieron a abrir negociaciones.

Mi reflexión es que la guerra es una estupidez cuando se termina la razón. Las guerras son siempre por intereses económicos y creo que la mejor manera de perder el tiempo es meterse en una guerra. Creo que vinimos a este mundo a tratar vivir los mejor que se pueda hasta que nos toque la partida.
OTRAS DE LA SECCIÓN NOTICIAS
SOLICITAN ATENDER LA CRÍTICA REALIDAD DEL COMERCIO Y DEL SECTOR TURÍSTICO
La Cámara de Comercio,Industria y Agropecuaria de Malargüe,en representación de sus socios, elevó notas al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y al gobernador de la provincia, Rodolfo Suárez, denunciando “la crítica situación económica y el escaso tiempo con el que cuentan los sectores de comercio y turismo de la región, a causa de la pandemia por el Coronavirus COVID-19”.