TEMA CENTRAL


Edición Número 234 del 1º de Agosto de 2018

ANTECEDENTES DE INUNDACIÓN
ANTECEDENTES DE INUNDACIÓN

Diario Los Andes, Viernes 08 de febrero de 1963

Quedó interrumpida la ruta a Malargüe. La lluvia de ayer produjo daños en varios tramos

Llovió intensamente en la noche de ayer y madrugada de hoy (día 7 de febrero) en este departamento, como consecuencia de la intensa precipitación la ruta 40 quedó cortada debido a la avalancha aluvional que descendió por el arroyo El Chacay, destruyendo en un amplio tramo el camino de acceso a esta villa.

Las aguas irrumpieron también es varias casas, sin que se produjeran desgracias personales. El ómnibus que salió esta mañana a las 06:30 de Malargüe no pudo cruzar la parte afectada y permanecía a mediodía en la villa sureña. Se tuvo conocimiento que el camino de acceso a las termas de Los Molles habría quedado cortado por un aluvión producido a la altura del arroyo Los Castaños, en proximidades de la mina conocida con el mismo nombre.

Diario Los Andes,Lunes 11 de febrero de 1963 (pág. 8)

El aluvión de Malargüe desbastó amplia región. Los daños abarcan cultivos, redes energéticas, caminos y viviendas.

Adquiere categoría de destrucción ponderable el daño ocasionado en amplio sector agrícola de Malargüe por el aluvión registrado entre la noche del miércoles y jueves último. Resulta sumamente difícil estimar el monto de las pérdidas ocasionadas tanto por la magnitud del problema como por la imposibilidad de determinar en qué medida podrán recuperarse las tierras embancadas.

La crecida tuvo origen en un intensa precipitación pluvial operada en la serranía inmediata que formó un alud de agua que cayó sobre la zona de cultivos en un frente de un kilómetro de extensión que se prolongó desde las 22:00 del miércoles (6 de febrero) hasta las 04:00 de la madrugada del jueves.

El alud de agua bajó por los arroyos El Chacay, La bebida y El pequenco. El primero afectó en forma parcial a la gran estancia El Chacay provocando destrucción de cultivos, embanques y pérdidas de ganado. Los otros dos arroyos conformaron un torrente de agua que se extendió en un kilómetro de frente, zona donde residen numerosos colonos.

El ímpetu y volumen de la correntada planteó una dramática situación a los aislados pobladores que debieron buscar refugio saliendo hacia la ruta nacional 40, mientras sus viviendas eran prácticamente arrasadas o cubiertas por el embanque.

Se estiman en una 250 hectáreas las partes de cultivos destruidos con embanques que van desde 60 centímetros a 1,20 metros donde los colonos tiene radicados maíz, alfalfales y papas. La correntada barrió prácticamente con la existencia de aves de corral de todos los colonos comprendidos en la zona del alud, también con el ganado mayor y menor. Las maquinarias, tractores por ejemplo, quedaron sepultadas por el lodo al igual que las demás herramientas agrícolas. 10 casas de adobe no pudieron soportar la violencia de la correntada y se derrumbaron, al igual que otras 6 viviendas de construcción precaria.

Ha sido de magnitud la destrucción operada en la ruta nacional 40, en una extensión de casi un kilómetro, en que ha desaparecido la carpeta asfáltica y el terraplén. También la correntada dañó el terraplén de la línea férrea y destruyó la línea telegráfica. Todo el sistema de riego, consistente en canales e hijuelas ha quedado borrado totalmente por el embanque, situación que ha dejado a los pobladores sin agua para riego y bebida.

Familias sin hogar

La policía suministró la nómina de las familias damnificadas. Han quedado sin vivienda, con pérdida además de mobiliario, víveres y enseres Joba Villar Vda. De Cerda, con dos hijos menores; Matilde Guajardo Vda. De Reyes, con tres menores; Ramona Guajardo de Vallejo, con tres menores; Demetrio Cerda con cinco menores; Carlos Artiaga; Exequiel Artiaga con dos menores; Florindo Artiaga con dos menores.
Casas inundadas. Juan Arturo Funes, con siete menores; Juan Manuel Rodríguez, con cuatro menores; Ramón Chayle, con tres menores; Faustino Carrasco, con siete menores; Serafín Vidal, con dos menores; José Torres y esposa; Filadelfo Vázquez, con dos menores y Manuel Morales y esposa.



OTRAS DE LA SECCIÓN TEMA CENTRAL
OPINIÓN
TOMAR CONCIENCIA PARA DISMINUIR RIESGOS
De mucha importancia resulta el estudio que hemos presentado sucintamente en este Tema Central, que el lector e investigadores pueden ampliar recurriendo al Plan Estratégico Malargüe que funciona en el Complejo planetario Malargüe.